Buscar
  • Lic. José Manuel Rodríguez

¿Cómo se lleva a cabo la gestión de talento humano?

La gestión de talento humano es un proceso que se compone de diferentes etapas:


1. Etapa de reclutamiento:

El inicio del proceso ocurre cuando buscamos a la persona que resulte más adecuada para ocupar el puesto de trabajo que se ofrece. Existen muchas formas de reclutamiento aunque en su mayoría todo se basa en conocer el Curriculum Vitae de la persona y realizarle algunas entrevistas para conocer quién es, qué valores tiene, lo que puede aportar a la organización y hacer de su conocimiento también qué es lo que la empresa le puede ofrecer.


2. Etapa de selección:

Una vez que se ha conocido a todos los candidatos, procedemos a elegir de ellos quién es la persona que cumple con todos o la mayoría de los requisitos que se prevén para dicho puesto. O bien quien tiene el potencial, las aptitudes, habilidades y capacidades que faltan desarrollar, esta etapa es fundamental, ya que los candidatos deben hacer “click” con la cultura de la organización, con los valores, misión y visión, debe existir una compatibilidad entre el candidato y la organización. Aquí recomendamos hacer procesos de selección más efectivos como el assessment center para tener un mejor resultado y no limitarnos a la entrevista.


3. Etapa de adaptación al puesto (Onboarding):

Es la fase de introducción a las funciones que debe desarrollar el colaborador. Esta fase es muy importante, pues un correcto Onboarding transmitirá de manera efectiva los valores de la organización, desarrollará en el colaborador un sentido de pertenencia hacia ella y lo hará sentirse motivado y valorado. Esta etapa debe llevar de la mano al nuevo colaborador a lograr sus primeros objetivos dentro de la organización mediante la capacitación, la adquisición de sus herramientas de trabajo y la adaptación al equipo de trabajo.


4. Etapa de capacitación:

Es importante que una vez dentro de la organización, los colaboradores consigan un desarrollo de sus competencias. La formación de los profesionistas que laboran con nosotros es fundamental para aumentar la productividad de nuestra organización. Es conveniente tener colaboradores que en todo momento se están capacitando o estudiando, es una inversión a mediano plazo que beneficiará a toda la organización.

Es muy importante hacer mención sobre los diferentes tipos de capacitación y decir que una es la capacitación de inicio que todo colaborador debe recibir para la adaptación de su puesto y otra es la capacitación especializada que le permitirá hacer mejoras en su puesto de trabajo.


5. Fase de evaluación:

En esta analizaremos los resultados del esfuerzo compartido entre el colaborador tanto para aprender como para mejorar y la inversión de la organización en él. Es una medición de la productividad y las aportaciones de los colaboradores; controlar los procesos de trabajo y seguir mejorando en todo lo que sea posible. Hay que recordar que lo que no se mide no puede mejorarse, por eso recomendamos que todo colaborador tenga indicadores de resultados y/o de desempeño para saber que su trabajo está siendo eficiente.


6. Fase de retención:

El buen clima laboral, los teambuildings, los planes de incentivos y reconocimientos, la escucha activa por parte del líder y la flexibilidad, son características de la organización que el colaborador valorará al momento de preguntarse si desea continuar laborando para su organización. En caso contrario, podríamos enfrentarnos a una constante fluctuación de colaboradores, lo que señalizará errores en los procesos de trabajo o alguna falla en el Departamento de Recursos Humanos.



La retención del talento humano no depende solo de Recursos Humanos, sino de la cultura organizacional que se tenga y de los líderes que dirigen ya que ambos factores son cruciales en el actuar de cada empresa.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo